miércoles, abril 30, 2008

Homenaje a la poesía

Hoy leía un post en el Blog de Betty y no pude evitar el quedarme conectado todo lo que me trasmitieron aquellos poemas de Gelman... es una sensación que me inunda y de la cual no puedo sustraerme.

Y, para no ser menos, y de manera solidaria, quizá, les muestro este poema de Ángel González, un poeta fallecido recientemente en Madrid y que descubrí tardíamente; sólo porque alguien como Sabina dijo que era su maestro... ¿se imaginan cuan grande debió ser para que Sabina lo homenajeara así?.

No les inundo con mi palabrería habitual, mis ánimos andan ahora por otras vías. Les dejo, pues, sólos, con" el maestro del maestro", para decirlo con las palabras de una amiga muy querida:

"ME BASTA ASÍ

Ángel González (1925-2008)

Si yo fuese Dios
y tuviese el secreto,
haría un ser exacto a ti;
lo probaría
(a la manera de los panaderos
cuando prueban el pan, es decir:
con la boca),
y si ese sabor fuese
igual al tuyo, o sea
tu mismo olor, y tu manera
de sonreír,
y de guardar silencio,
y de estrechar mi mano estrictamente,
y de besarnos sin hacernos daño
—de esto sí estoy seguro: pongo
tanta atención cuando te beso—;
entonces,

si yo fuese Dios,
podría repetirte y repetirte,
siempre la misma y siempre diferente,
sin cansarme jamás del juego idéntico,
sin desdeñar tampoco la que fuiste
por la que ibas a ser dentro de nada;
ya no sé si me explico, pero quiero
aclarar que si yo fuese
Dios, haría
lo posible por ser Ángel González
para quererte tal como te quiero,
para aguardar con calma
a que te crees tú misma cada día
a que sorprendas todas las mañanas
la luz recién nacida con tu propia
luz, y corras
la cortina impalpable que separa
el sueño de la vida,
resucitándome con tu palabra,
Lázaro alegre,
yo,
mojado todavía
de sombras y pereza,
sorprendido y absorto
en la contemplación de todo aquello
que, en unión de mí mismo,
recuperas y salvas, mueves, dejas
abandonado cuando —luego— callas...
(Escucho tu silencio.
Oigo
constelaciones: existes.
Creo en ti.
Eres.
Me basta)."

2 comentarios:

CubanInLondon dijo...

Me recordaste con este poema aquel otro de Benedetti:

SI DIOS FUERA UNA MUJER

¿Y si Dios fuera una mujer?
Juan Gelman

¿y si dios fuera mujer?
pregunta juan sin inmutarse

vaya vaya si dios fuera mujer
es posible que agnósticos y ateos
no dijéramos no con la cabeza
y dijéramos sí con las entrañas

tal vez nos acercáramos a su divina
desnudez
para besar sus pies no de bronce
su pubis no de piedra
sus pechos no de mármol
sus labios no de yeso

si dios fuera mujer la abrazaríamos
para arrancarla de su lontananza
y no habría que jurar
hasta que la muerte nos separe
ya que sería inmortal por antonomasia
y en vez de transmitirnos sida o pánico
nos contagiaría su inmortalidad

si dios fuera mujer no se instalaría
lejana en el reino de los cielos
sino que nos aguardaría en el zaguán del
infierno
con sus brazos no cerrados
su rosa no de plástico
y su amor no de ángeles

ay dios mío dios mío
si hasta siempre y desde siempre
fueras una mujer
qué lindo escándalo sería
qué venturosa espléndida imposible
prodigiosa blasfemia

Saludos desde Londres.

El isleño dijo...

Cuban, para muchos de nosotros, de nuestra generación y posteriores, Benedetti, Sabina, Gelman, Neruda, Fina, Eliseo Diego, Wichy Nogueras, Silvio, Pablo, Varela y un montón de poetas nos fueron formando como seres humanos, nos fueron introduciendo en la poesía, al punto de que ya nos resulta difícil alejarnos de ella...

Este oema que me traes de Benedetti es simplemente bello... gracias.

Un abrazo, habanero e isleño, o sea, poético por definición, además...