martes, mayo 06, 2008

Una ovación para Chambao... en Miami o dondequiera que estén!!!.

El pasado año una amiga me regaló un CD de un grupo español de flamenco porque sabía de mi gusto para con esta música... la verdad que no lo había escuchado antes y desde ese día a hoy tanto lo he puesto que ya soy fan irremediable para con su música... me refiero a Chambao y el disco que me habían regalado era "Pokito a poko", del 2005. Al que le guste este tipo de música, que lo busque y lo escuche porque realmente son muy buenos.

Pues estaba leyendo que en estos días se presentaron en Miami y que, como no podía ser de otra forma, cosecharon un profundo éxito de público. Lástima que, como dice este reportero, los medios masivos de difusión de aquella ciudad no le dieron practicamente cobertura informativa a su concierto y, lo que es peor, su música "no existe" ni en la radio ni la TV... justamente es por ello que voy a replicar íntegramente el comentario aparecido en El Nuevo Herald de hoy, para poner un granito de arena en que se les conozca...
Arriba, embúllense y busquen algunas canciones de Chambao y Lamari y conéctense con su increíble música!!!!...


ARTURO ARIAS-POLO
(fotos de Pedro Portal)
El Nuevo Herald

Chambao no se parece a nadie. Lo demostró una vez más en su concierto del sábado en el Fillmore de Miami Beach. Desde que se escucharon los acordes de Detalles --tema incluido en Con otro aire (Sony), su nueva producción--, el público sintonizó con Lamari y sus siete músicos hasta el aplauso final.

¿Dónde radica la originalidad del grupo español? En sus instrumentaciones y en el arte de fusionar ritmos. Pero sin la cantante malagueña las cosas serían diferentes. Su voz, sus movimientos oportunos, su presencia escénica y ese poder para mover multitudes le permiten controlar el pulso del espectáculo sin que jamás decaiga el interés durante dos horas.

Claro está que si ella no tuviera un flautista como Roberto Cantero --el mismo del saxo, el clarinete y la quena--, un tecladista de la estatura de Tony Romero y a Oliver Sierra y Constantino López --un par de guitarristas que también se reparten el laúd, el bajo y el tres cubano--, las cosas serían diferentes. Los virtuosos, junto con el percusionista Juan Heredia --dueño de la batería, el cajón, los tambores-- y Alejandro Acosta, el programador de efectos sonoros, convierten la entrega en una experiencia indescriptible.

Lamari siguió con Mejor me quedo aquí y Caprichos de colores. Luego tranquilizó a la platea con simpáticas intervenciones --donde expresó su deseo de quedarse en Miami-- antes de ponerla a palmotear. Sin embargo, a partir del tema Chambao, ya nadie se pudo contener. Le gritaban ''Olé'', ''¡Viva Málaga!'', mientras alguien enarbolaba una bandera española. En medio del popurrí --conformado por Instinto humano, Playas de Barbate y Las muchachas de mi barrio, entre otros temas-- una mujer saltó al pasillo y dio una lección de belly dance digna de campeonato. Pero su improvisado performance acaparó la atención sólo por unos minutos porque en el otro extremo, una pareja improvisó una coreografía flamenca que le hizo la competencia en buena lid. ¿A quién premiar? Imposible conceder un veredicto, porque cada cual se divertía a su manera desde que Lamari invitó a bailar al que quisiera hacerlo.

Pocos sospechaban que lo mejor del concierto aún estaba por llegar en el segmento acústico. Ese en que la intérprete --sentada en semicírculo junto con Romero, Sierra, Cantero y Heredia-- armó un sarao y soltó su voz de niña consentida para cantar a todo pulmón Volando voy, Desconocido y No te pierdas. A esa hora, ya la banda había contaminado al rock, el jazz, el rap, el son cubano y los ritmos latinoamericanos con su habitual sello flamenqueao.

Chicuelo, Como la luz y Mi primo Juan sirvieron para colar duelos de guitarras, solos de piano y combinaciones instrumentales fuera de lo común. Tras el puente de efectos comandado por Acosta --único espacio de respiro para los músicos y la platea--, la banda arremetió con El canto de la ballena, Papeles mojados y Voces, pretexto para que Lamari echara un discursito y reclamara ayuda para los pobres a través de la página http://www.voces.org.es/. Un cierre donde el público reiteró su agradecimiento y obligó a los artistas a regresar al escenario para interpretar Lo bueno y lo malo y Te la creío tú.

La falta de un programa a la entrada del concierto impide dar créditos al equipo de realización donde se destacó Gustavo --el excelente diseñador de luces sin apellido-- y el sonidista Miguel Torroja.

En su segunda visita a Miami, otra escala en su gira por México, Sudamérica y Puerto Rico, Chambao comprobó una vez más hasta dónde puede llegar el alcance de su música. Lástima que los espacios de radio y las cadenas de televisión impidan que el gran público conozca el trabajo de agrupaciones como éstas.•

2 comentarios:

CubanInLondon dijo...

Jajaja, isle, bro, casualidad de las casualidades! Tengo a Chambao en el blog esta semana! Me encanta la musica que hace, compadre. Lo otro es que te respondi en el blog "El Libro Itinerante".

Gracias por mantener la comunicacion, chamaquile.

Saludos desde Londres.

El isleño dijo...

Hola, Cuban... ¿como estás?... pues paso por tus predios hoy a ver "tu" Chambao!!... ;-) a mi tambiñen me gustan, y mucho, gracias a la Betty que me los "presentó" y a cada rato me envía algún disco de ellos... son muy buenos!.

y paso también por el "libro itinerante", que ya ví "por arribita" que me has preparado una respuesta de luxe... :-D

un saludo, siempre habaneando.